Ha caído la #leysinde. Y ahora qué?

    Aunque nos parezca increíble se ha tumbado (por el momento) la
#leysinde, y no habrá mejor ocasión que esta para generar debate, ya que nos guste o no, se deben buscar formas o canales que
sean capaces de retribuir al artista de alguna manera. Si no se camina
en esa dirección, tarde o temprano volverán a intentar colarnos alguna
ley que limite nuestras libertades.

    Es verdaderamente necesario un cambio de
mentalidad por parte de la industria. Hoy en día (y en 10 años más si
cabe), no se puede
pretender vivir de vender contenidos multimedia (discos, pelis..), sino
de ofrecer ese servicio mejor que nadie. Contenidos de calidad, sin
cortes, que funcionen a la velocidad del rayo, de manera intuitiva y
capaz de hacerme recomendaciones, y por supuesto que lo pueda usar tanto
en Ferrol como en Beijing. Todos esos son valores añadidos por los que
mucha gente está dispuesta a pagar un precio razonable. Pero lo que no
es de recibo que ahora mismo se acerquen más a esas premisas webs fuera
de la industria que las que están dentro de ella. Todo porque se
pretende aguantar el viejo modelo, no arriesgar y llorar a ver si cae
algo.

    Por otro lado, es inútil establecer límites o legislar para ponerle puertas al campo,
porque la tecnología tardará tres días en encontrar una manera de
sortear esas restricciones. Llevamos así casi 15 años y obviamente no va a cambiar, lo
único que harán es incentivar mayores desarrollos en esos campos (p2p,
darknets, vpn’s, etc..) . Lo que es más, esos límites en lo único que
suelen traducirse es en poner barreras a otros avances tecnológicos que
nada tienen que ver con la propiedad intelectual. En España por ejemplo,
la #leysinde haría que técnicamente se pudiera cerrar google si este no
retirase los enlaces a archivos con contenido con derechos de autor
(busquedas de discos en mediafire..). En Francia, la ley de los 3 avisos
impide la expansión de redes inalámbricas abiertas por miedo a que te
llegue un aviso, etc..

    Sé que es complicado, pero en mi opinión habría
que caminar hacia una fórmula en la que de alguna manera se identifiquen
las obras que circulan en formato digital y en base a su circulación se
retribuya al artista (o propietario de los derechos) sea via canon a
usuarios, a telefónicas, o a la publicidad que acompañe la web donde
aparece ese contenido (sí, incluso webs de enlaces). Seguro que
invirtiendo un poco en I+D se pueden encontrar mecanismos para que algo
así funcionase.

Pero algo más debe cambiar, y es el pensamiento de la industria no sólo
para permitir algo así, sino para darse cuenta que los royalties y
licencias deben bajar drásticamente. No son de recibo ejemplos como el
estadounidense donde Pandora
paga 2,91 céntimos por hora de escucha de un usuario, mientras que la
radio convencional paga 1,60 centimos por el mismo concepto. No es de
recibo que webs como Cineclick
(o cualquier otra) pretendan cobrarme 3€ por el alquiler (24h) online
de una peli de casi tres años como Slumdog Millionaire, sin ni siquiera
estar a una calidad cercana al HD. Ejemplos así habrá a cientos..

    
Así y todo, debemos cuidarnos muy mucho de los verdaderos piratas. Justo hace un rato estaba leyendo un artículo acerca de SoundExchange,
la entidad creada en su día por la RIAA para la recolección de
royalties en transmisiones digitales, en las que acaba de prensentar su
cuenta de resultados del 2009. En ella muy orgullosa anuncia el reparto
de $155 millones en royalties de ese año entre los artistas
norteamericanos, pero nada dice de los $111 millones que han dejado sin
pagar por conceptos tan alucinantes como ‘unclaimed funds’, ‘bad
metadata.’, ‘unclaimed money by foreign collecting societies.’ o
‘account issues and paperwork.’

http://www.digitalmusicnews.com/stories/122210soundexchange

http://latimesblogs.latimes.com/music_blog/2010/12/soundexchange-handed-out-155-million-dollars-to-artists-in-2009-more-in-2010.html

23. December 2010 by Mediosordo
Categories: Internet | Tags: , , , , , | Comments Off on Ha caído la #leysinde. Y ahora qué?