El Dilema Spotify

Hace un par de semanas que Spotify anunció importantes cambios en las cuentas gratuitas que ofrece su servicio. A partir del próximo 1 de Mayo se acabó eso de “toda la música que quieras, gratis“. Las cuentas gratuitas tendrán un límite mensual de 10 horas de streaming y una canción no podrá ser reproducida más de 5 veces por el mismo usuario. Cambios realmente importantes que afectarán plantean serios límites para los usuarios más intensivos. Significa esto que el actual modelo de Spotify no es rentable? a que se debe este cambio de estrategia?

Personalmente me decepciona mucho este movimiento por parte de la empresa sueca. Ofrecen un servicio sensacional, realmente rápido y con un catálogo impresionante, pero por lo visto no son capaces de monetizar su servicio gratuito con la cantidad de publicidad existente. Significa esto que la industria discográfica tiene razón y no se puede competir con el llamado “todo gratis“? Personalmente no lo creo. Desde sus inicios Spotify es un servicio que no ha contado con una gran cantidad de publicidad, por lo que pienso que una opción muy viable hubiese sido poner un anuncio cada una o dos canciones y no cada cuatro o cinco como ocurre en la actualidad.

Es posible que no tengan suficientes anunciantes? personalmente lo dudo, pero si así fuese ellos son los únicos culpables: es ilógico que con la cantidad de datos que tienen acerca de nuestras escuchas, ofrezcan campañas tan poco segmentadas que sólo atraigan a anunciantes con altos presupuestos (la campaña mínima para Galicia es de 2.000€*). Como es posible que a estas alturas no sea posible segmentar la publicidad por artistas escuchados o por estilo de música? Al fin y al cabo Spotify es precisamente eso: música. De la misma manera que a mi no me interesa lo más mínimo un anuncio sobre El Canto del Loco o Melendi, a un oyente habitual de estos grupos difícilmente le puede interesar el último disco de Deerhunter o Battles. No es de recibo que con 3 millones y medio de oyentes* en España no sean capaces de ofrecer un soporte publicitario más definido y nos tengamos que conformar con la misma segmentación que puede ofrecer la televisión, con anuncios de Botemanía y similares.

Vistos las recientes noticias acerca de la viabilidad del negocio, quiero pensar que este cambio de estrategia se debe a presiones de las principales discográficas que, por otro lado son accionistas de Spotify. Hace no mucho leía que había una gran diferencia entre los ingresos que estas recibían por publicidad comparada a la de los de usuarios de pago. Sería comprensible que en su afán recaudatorio exigiesen a la empresa este movimiento; al fin y al cabo, además de dueños, son su principal (por no decir casi único) cliente.

En resumen, que o pago o ya me puedo ir olvidando de Spotify, porque 10 horas de música es una cantidad que apenas me llegaría para una semana. Una parte de mi quiere pagar esos 10€ por Spotify Premium y poder probar la aplicación para reproducir las listas desde mi android, la otra ni se plantea seguirle el juego a las majors. “Pero si ni siquiera tienen un servicio de radio decente!“, exclama mi lado oscuro; “si pago ya no tendré que escuchar más anuncios de hamburguesas” sugiere mi faceta más generosa.
El dilema está servido, los próximos días veremos si finalmente realizo el desembolso. En su blog leo que en Mayo tienen previsto ofrecer una prueba de 30 días a Spotify Premium. Supongo que la acabaré cogiendo para engancharme definitivamente y pagar al mes siguiente.
El verdadero problema lo tendrá mi hija, cuando descubra que no puede escuchar su canción favorita de Rihanna por sexta vez en una semana.

*Datos obtenidos tras pedirles un presupuesto

28. April 2011 by Mediosordo
Categories: Internet | Tags: , , | Comments Off on El Dilema Spotify