Cloud Nothings – Wasted Days (Carpark, 2012)

Como reseñar un disco con el que te sientes culpable cada vez que le das al play? Como es posible que unos críos de 19 años puedan hacer uno de los mejores discos de los noventa cuando ellos ni siquiera habían nacido por aquel entonces? Como pueden unas canciones que sablean despiadadamente todo lo que escuchabas cuando eras un chaval sonar tan frescas y adictivas? Un buen montón de dilemas capaces de romper algún que otro prejuicio y que convierten este “Attack On Memory” (Carpark Records, 2012) de los norteamericanos Cloud Nothings en un caso muy peculiar. Y es que con tan sólo 8 canciones, los de Cleveland han conseguido un álbum de esos que levantan el espíritu, plagado de referencias obvias que coquetean con descaro entre el pop, el punk y el garage, y sí, hay que decirlo, el grunge.

Y es que es imposible no rendirse a las primeras de cambio con un disco que arranca con dos de las canciones más demoledoras que he escuchado en el último año. “No Future/No Past” comienza lenta y tranquila, con dos notas de piano que se repiten sin cesar hasta que empieza la tempestad y se ven sepultadas por un increscendo de los que hacen época. Una canción agobiante, que ahoga al más puro estilo “Sweet Young Thing Ain’t Sweet No More” de Mudhoney. Por su parte, “Wasted Days” combina con acierto las guitarras aceleradas de Superchunk con la característica voz ala Kurt Cobain de Dylan Baldi. Una canción con la que es casi imposible resistir las ganas de levantarse y empezar a bailar, con esa larga parte central que poco a poco va dando forma al extasis final, liberando la presión acumulada como si de una botella de Moet agitada se tratase.
A estas alturas del disco, el engaño es evidente, por lo que poco importa que “Fall In” parezca sacada del “Candy Apple Grey” (Warner, 1986) de los Husker Dü, ni que las guitarras de “Stay Useless” sean tan obvias y sencillas que parezcan copiadas de algún segunda fila de Geffen y casi den verguenza ajena. Imposible dejar de disfrutarlas.

Afrontar la recta final desde un tema instrumental podría a priori suponer un poco de bajón, pero no es el caso cuando te encuentras con un bólido que a ratos supera los 200 beats por minuto, tal y como ocurre con una “Separation” que de nuevo evoca a Superchunk y se convierte en una de las imprescindibles del álbum. El ritmo baja con “No Sentiment“, un tema sucio y pesado que no desencajaría del todo en un “Icesticide” (DGC, 1992), pero que rápidamente recupera con “Our Plans”, otra de las grandes gemas del disco, donde resurge esa alma pop aderezada con unos sencillos pero muy efectivos arreglos de piano y guitarra, que dan vida a uno de los estribillos del año. El broche de oro lo pone “Cut You“, otro de esos temas nacidos para ser cantados en alto y que curiosamente es el único que termina con un lento fade out, resistiéndose a terminar, quizá de la misma manera que nos resistimos a dejar atrás esos sonidos que nos acompañaron en nuestra juventud. Nostalgia? Bendita sea.

26. March 2012 by Mediosordo
Categories: discos | Tags: , , , , | 1 comment

One Comment

  1. Pingback: 2012 collected | Mediosordo.com

Leave a Reply

Required fields are marked *