Es el Crowdfunding, estúpido!


No cabe duda que corren tiempos de cambio para el músico independiente. En un momento en el que el consumidor de música cada vez aprecia menos los objetos materiales que solían servir de exclusivos recipientes de la música grabada, es lógico que aparezcan nuevas fórmulas para financiar las cada vez menos, pero aún costosas grabaciones que tanto nos gusta disfrutar.

Sin duda el “crowdfunding“, o micromecenazgo se está haciendo un sitio como la herramienta más poderosa para el músico a la hora de conseguir esa financiación: cientos (o miles) de fans, realizando una pequeña aportación a cambio de una “recompensa” son capaces de sufragar los costes del proyecto que presenta el artista, bien sea este la grabación de un disco, el alquiler de la furgoneta para salir de gira, un concierto en concreto en una ciudad determinada, un proyecto multimedia o todo a la vez. Casos de éxito sobran: desde la entrada esta misma semana en el número 9 de la lista de ventas británica del relativamente desconocido Ginger Wildheart cuyo disco fue financiado con £200.000 por sus fans, hasta los más de un millón de dolares conseguidos por Amanda Palmer tras finiquitar su contrato con un major label.

Los mencionados son algunos de los casos de mayor éxito, sin embargo, hay cientos de proyectos más modestos que salen adelante cada semana en las plataformas más populares como Pledge Music, IndieGoGo, Sellaband, Rockethub o Kickstarter, cada una con sus particularidades, pero todas basadas en el concepto aportación/recompensa. Cada año que pasa tanto artistas semidesconocidos como bandas y músicos consagrados cansados de ceder la mejor parte a compañías discográficas con contratos abusivos, abrazan más y más de estas plataformas. Kickstarter, por ejemplo, ha pasado de ver 11.130 proyectos lanzados en su plataforma durante el 2010 a 27.086 durante el 2012, pasando de un 43% de proyectos que consiguieron su objetivo de financiación en 2010 a un impresionante 46% en 2011. Mirando esos datos en profundidad vemos que de todos los proyectos exitosos a lo largo del último año, más de 3.600 fueron proyectos musicales, y si tenemos en cuenta que el 90% de esos son propuestas para grabar un disco o un EP, eso nos deja con la nada despreciable cifra de casi 9 discos financiados cada día, o lo que es (prácticamente) lo mismo, 9 discos publicados por micromezenazgo cada día, por lo que podríamos decir que a través de Kickstarter se financiaron más de el 4% de todos los discos publicados en Estados Unidos el año pasado (76.000 nuevos discos publicados en 2011 en USA según Nielsen Soundscan), por lo que es fácil suponer que entre todas las plataformas de crowdfunding ese porcentaje debe rondar ya el 10%.

Obviamente en España estamos a años luz de un escenario parecido, pero no me cabe duda que de la misma manera que en Estados Unidos el margen de crecimiento del micromecenazgo todavía es muy amplio, por aquí no tardaremos mucho en acercarnos a ese impresionante 10% que manejan hoy en día. Para empezar, en el pasado 2011 comenzaron su andadura Lanzanos, Verkami y Goteo, plataformas españolas que seguro pronto serán la punta del iceberg, y a través de las cuales ya se han financiado unos cuantos discos como el de la Fundación Robo, el segundo volumen del Galician Bizarre o el próximo disco de los vigueses Cro!.

De la misma manera, comienzan a surgir nuevas posibilidades como Ignition Deck, un plugin para WordPress que permite instalar tu propia plataforma de crowdfunding en tu web, evitando tener que pagar comisiones a los proveedores de servicio antes mencionados. El resultado es realmente espectacular y tremendamente flexible, y lo podemos ver en funcionamiento en la plataforma Consal de Sinsalaudio o en OneCityPerSecond, la web que los geniales Uniform Motion crearon para buscar ciudades con comunidades lo suficientemente interesadas en ellos como para financiar sus conciertos allí.

De todos modos, hay que tener en cuenta que no es oro todo lo que reluce, con frecuencia no se consiguen los objetivos, y es que es necesario cierto esfuerzo para conseguir la financiación necesaria para un proyecto. Un buen planteamiento y presentación, una buena promoción por las redes sociales, un buen abanico de recompensas, y sobre todo, una buena comunidad de fans dispuestos a apoyarte en la búsqueda de financiación. Y esto es algo que no aparece de la noche al día, sino que es algo que es necesario cultivar bien a través de conciertos, manteniendo “conversaciones” a través de las redes sociales o con una publicación constante de canciones que puedan hacer que funcione el boca a oreja.

04. July 2012 by Mediosordo
Categories: Internet | Tags: , , , | 1 comment

One Comment

  1. Kickstarter acaba de anunciar algunos datos del 2012:

    – 5.067 proyectos musicales consiguieron financiación. Eso es una subida del 40!!
    – Esos 5.067 proyectos suponen más del 55% de los presentados (un 45% no consiguieron financiación).

    http://www.kickstarter.com/year/2012#overall_stats

Leave a Reply

Required fields are marked *